Nacimiento, crianza y naturaleza

El nacimiento  inaugura nuestra presencia en el mundo, se trata de un rito de paso que posibilita contactarnos con una realidad compleja. Muchos consideran que iniciar este primer contacto a través de un cuidado absoluto del entorno, la presencia del amor y de elementos naturales como el agua y la tierra ayudar a promover este aterrizaje de la mejor manera.

Es por eso que hoy os traemos la experiencia de una pareja seguidora de las ideas del obstreta ruso Igor Tcharkowsky quien recomendaba el parto en el agua como la forma más adecuada de alumbramiento. Por tanto, ellos decidieron que  sus hijos nacieran en el mar. El padre,Vladimir Bagrianski, realizó un registro fotográfico de la experiencia con un resultado maravilloso.

 

Imágenes de Vladimir Bagrianski

Él no sólo ha documentando los partos sino también los embarazos y la crianza de sus hijos en el mar

Imágenes de Vladimir Bagrianski

En este sentido, el largometraje documental “Birth into Being” nos muestra la experiencia rusa de los nacimientos en el agua de la mano de la comadrona Tatyana Sargunas y el cineasta Alexi Sargunas.  En él es posible visualizar nacimientos en el Mar Negro y escenas dónde bebés y niños nadan y conviven con delfines en un entorno natural. En el transcurso de su proceso de investigación, Alexi también ha fotografiado a mujeres en trabajo de parto que elegían una zona de la costa del Mar Negro (Crimea- Ucrania) para parir en los meses de verano.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imágenes de Alexi Sargunas

Son  numerosas las culturas que eligen entornos naturales y agrestes para llevar a cabo el trabajo de parto y nacimiento, tal es el caso, de las mujeres mapuches que consideraban que la conexión con la Madre Tierra y con otras mujeres sabias de la propia comunidad eran los elementos imprescindibles para que la mujer tenga un parto menos doloroso, hecho que le daría fortaleza al bebé en camino.

Comentarios desactivados

CO-JOC: juego colaborativo y compartido

Ya hemos comentado en otras publicaciones nuestro interés por el juego. Creemos fehacientemente en la capacidad de las criaturas de aprender, gestionar emociones, experimentar, relacionarse….todo a través del juego. Y, es por este motivo, que también creemos que es necesario que como personas adultas dispongamos de una serie de recursos e ideas que posibiliten un acompañamiento respetuoso  en los procesos de desarrollo de l@s niñ@s.

CO JOC

Es importante darnos cuenta que desde lo más sencillo y cotidiano es posible generar un sinfín de posibilidad para ofrecer a l@s más pequeñ@s de la casa, intentando disponer de un ambiente que respete sus necesidades, un espacio dónde se puedan mover y desplazar y dónde haya disponibles una serie de materiales para descubrir y  tocar. Es decir, se trata de generar un ambiente en el que puedan seguir sus propios impulsos sin que nadie les pretenda enseñar. Es necesario que la persona adulta confíe en su capacidad e instinto que nace del organismo como una necesidad ineludible. En definitiva, se trata de construir un clima de cuidado y respeto en el que tod@s nos podamos sentir segur@s y tranquil@s, porque cuando un/a nin@ se siente cuidad@ es imposible que no pueda aprender.

Es importante que podamos percibir qué necesita el/la niñ@, aquí juega un papel importante la observación detenida y consciente para inferir qué le falta para  desarrollar todo su potencial, básicamente acondicionando el ambiente y teniendo en cuenta los límites.

Por todos estos motivos, ponemos en marcha CO-JOC un espacio dirigido a familias con bebés de 0-2 años para acompañar sus primeras experiencias de juego. Cómo y qué materiales ofrecer para potenciar y fomentar la exploración, la creatividad y gestionar las emociones? Un rincón en nuestra tribu para compartir ideas y recursos desde lo simple y sostenible para también poner en práctica y disfrutar en casa.

CO-JOC: Miércoles de 16 a 17.15 hs y Viernes de 10.30 a 11.45 hs.

A cargo de Catalina Amigo (Psicóloga Infantil y madre)

Para mayor información: info@la-tribu.es / 936110732

Comentarios desactivados

Glòria Vives, ilustración viva y sensible,

Hoy os queremos hablar del trabajo de Glòria Vives, seguramente much@s ya la conocéis, al resto os animamos a urgar en su blog  o disfrutar de sus viñetas en la revista Crecer en Familia, otra joya imperdible. Es una ilustradora sensible, cercana  e irónica.

Por qué nos gusta su obra? Porque desde la sencillez logra retratar la vida cotidiana con un tinte de humor, realismo y ternura. Pinceladas terapéuticas que nos permiten reírnos de nosotr@s mism@s de las situaciones que se atraviesa durante el embarazo, la lactancia, la crianza, la relación de pareja…

gloria

Glòria también nos deleita con el libro “40 semanas, crónica de un embarazo” (Thule Ediciones), la historia gráfica de un embarazo narrado desde una experiencia autobiográfica. Las viñetas dialogadas reflejan momentos especiales de su embarazo y parto, abordadas con ojo crítico sin perder el humor y la alegría.

También ha ilustrado el decálogo Acompanya’m un proyecto que busca ofrecer soporte y acompañamiento emocional a la mujer durante el parto, así como también sensibilizar en el ámbito sanitario sobre las necesidades de la mujer en el momento del nacimiento.

decaleg_catala

Si queréis saber más sobre su trabajo, las inquietudes que la motivan y sus reflexiones podéis visualizar aquí su relato en primera persona.

Que lo disfrutéis!

 

Publicado en Arte, Crianza, Embarazo, Maternidad, Nacimiento, Parto | Comentarios desactivados

Los hombres en la crianza

Por Leandro Carmona

El pasado mes hemos iniciado el grupo “Los Hombres en la Crianza”, un espacio dirigido a padres, hombres que tengan un proyecto de paternidad o que estén comenzando a pensarlo. Ponemos el foco en situaciones relacionadas con la crianza y lo que afectivamente nos supone, reconociendo nuestros miedos, deseos, alegrías, angustias y tristezas. A continuación una posible crónica del primer impacto.

hombre2

Vía The Vintage Souls

Hemos comenzado, con algunas dudas, con algo de timidez, y fuimos cogiendo confianza. La propuesta fue presentarnos y hacer un relato de las propias vivencias: Cómo fue la llegada de la paternidad, qué cosas cambiaron en nuestra vida, cómo asumimos esa responsabilidad en su momento y qué pensamos sobre ello ahora. Con la idea de buscar marcas simbólicas de ese gran acontecimiento, que a nosotros no nos ha dejado semejante registro corporal.

Hemos descubierto que, en lo habitual, no somos dados a este tipo de discurso, más íntimo y lleno de afecto, y que sin embargo, nos va muy bien.

hombres

Vía The Vintage Souls

Algunas ideas, entre otras:

Ellas, con las criaturas, parecen un ser completo, como si no nos necesitaran, tal vez eso también ayuda a que salgamos a trabajar mil horas y así asumamos una paternidad que podemos creer “súper responsable”. No sabemos qué es lo que nos toca hacer y tenemos miedo de no estar a la altura, entonces solemos “rompernos el lomo”. A veces la pareja comienza a enrarecerse y eso puede también empujarnos a dedicar más horas fuera del hogar.

No entendemos de qué se trata ser padre y comenzamos a buscar respuestas, nos hacemos preguntas entre nosotros, nos re-preguntamos. Nuestras preguntas se sostienen en una mirada cómplice.

¿Es cierto que no tenemos nada que ver con el “maternaje”? ¿Es cierto que nuestra función es estar dando sostén a la madre, pero por fuera de ese vínculo de amor y ternura que ella desarrolla con la criatura? ¿Es cierto que las necesidades de esa criaturita indefensa y dependiente, sólo puede colmarlas ella? ¿Qué tan cierto?

¿Cómo cuidar el orden de un sistema familiar que sea saludable para nuestr@ hij@?

Hemos visto cómo suelen pasar cosas diferentes, entre nosotros y nuestr@ hij@, en ausencia de la madre, cómo si ahí hubiese una potencia a indagar, que en lo habitual de la rutina, con los lugares asignados, se pierde.

También suele suceder que en presencia femenina, no nos sentimos autorizados a hacer ciertas cosas o a tocar ciertos temas. Es curioso, pero nos sorprendemos a nosotros mismos, teniendo que entrar como se entra a un terreno ajeno, pidiendo permiso y perdón a cada paso.

Publicado en Crianza, Paternidad | Comentarios desactivados

Juego, luego soy

“Que el juego no sea un espectáculo, ni se destierre la belleza que nace de la alegría de jugar” (Eduardo Galeano)

Nos gusta jugar, jugar siempre. Por qué? Porque nos aporta placer, sin más. Porque disfrutamos y lo pasamos bien. Y las criaturas saben mucho sobre eso de buscar placer, allí van, con todo su cuerpo y energía a jugar!

jugar1

El juego es una actividad innata de l@s niñ@s, su principal aprendizaje surge a través del juego porque están diseñad@s para experimentar, curiosear y descubrir. L@s niñ@s se retan de forma constante, si logramos protegerlos, disponer de espacios y materiales adecuados, no interrumpir sus procesos de juego, sus iniciativas e intereses  acompañándol@s de forma respetuosa tendrán muchas herramientas para relacionarse y afrontar la vida.

jugar2

Imágenes de Alain Laboile

Si logramos confiar y permitir el desarrollo natural, siendo presentes pero respetando a l@s niñ@s como sujetos activ@s y protagonistas de sus dinámicas de juego sus alas comienzan a desplegarse sin límites. Cuando un/a niñ@ puede dirigir su propio juego se abre un abanico de posibilidades de disfrute y aprendizaje, tiene la posibilidad de decidir su duración, si es apropiado para su edad, para su estado emocional y necesidades.

El juego ideal? Aquel que se da cuando el/la adult@ es capaz de no intervenir, acompañar  pero sin interferencias, sin juguetes manipuladores. Observar y cuidar sin interrumpir el proceso creativo y lúdico.

El juego también es terapéutico, con él salen emociones y  el cuerpo pone en marcha su habilidad innata de autoregulación. Para el/la adult@ es muy enriquecedor pasar por la experiencia de participar del juego de forma presente, consciente y auténtica, sin simulacros de interés sino como un verdadero compañero de juego. Aprovechemos la oportunidad que las criaturas nos regalan de compartir el juego y recuperar un elemento tan primordial de la vida. A jugar!

Publicado en Educación, Juego, Niñ@s | Comentarios desactivados

La educación emocional en la hora del comedor y patio en las escuelas. Vivencias y Reflexiones.

Por Erica Borzese Boshant*

Las vivencias, reflexiones y propuestas que presento aquí, son parte del  trabajo de profundización “La educación emocional en las actividades de tiempo libre dentro del ámbito escolar”, enfocado a la etapa infantil, que realicé el año pasado como directora de actividades de tiempo libre. Hoy quiero compartirlas con vosotros, para continuar propiciando la reflexión sobre la práctica educativa en este ámbito y promover la educación emocional comenzando por nosotros, los adultos.

Hace algunos años que participo dentro de la comunidad educativa realizando mi trabajo como monitora de comedor y patio en diversos colegios concertados de la ciudad de Barcelona. Un rol que muchas veces es poco valorado, desde el cual, sin embargo, se pueden observar y aportar muchas cosas en lo que refiere al desarrollo de los niños y niñas.

Como directora de actividades de tiempo libre, mi objetivo con este trabajo, es poder llamar a la reflexión sobre cómo es la práctica educativa dentro de la hora de comedor en relación a una verdadera educación emocional, tanto de los alumnos, como de los educadores que participan en su desarrollo y aprendizajes. Un tema que estando estrechamente relacionado con mi vocación y formación profesional, he decidido tocar, para que trascienda la triada profesor- alumno/a -aula y pueda llegar también al patio y comedor del colegio.

Hoy en día cada vez se habla más sobre inteligencia y educación emocional. Es bastante la información teórica que puede encontrarse publicada y los proyectos y experiencias que se han realizado en el ámbito de la escuela. Mi intención, en este caso, es centrarme en aquellas situaciones que hacen a la vida diaria en los comedores y patios de los colegios, un importante escenario dónde se producen las emociones y relaciones sociales.

school

Imágenes vía Inhabitots

A través de mi experiencia en distintos centros, acompañando principalmente a niños y niñas de infantil y 1º ciclo de primaria, pude observar sus comportamientos y dinámicas, como así también, mi labor y la de muchos compañeros. Hablamos de educación emocional, pero considero que es importante replantearnos que les estamos ofreciendo a niños, niñas y adolescentes y de qué manera. Nuestra tarea como monitores en el tiempo libre creo que va más allá de aplicar conceptos, teorías, establecer normas y desarrollar dinámicas. Se trata de favorecer una educación integradora. En un sentido más profundo, se trata de la relación  con uno mismo y con los demás.

Cada día en el patio hay alumnos que juegan, se divierten, se expresan, están atentos a aquello que les interesa, se relacionan, se enfadan, se pelean, se callan, se reconcilian, se aíslan, se mueven, comparten, se organizan, demandan, se rebelan, lloran y más… Alumnos y alumnas con potencialidades, motivaciones, necesidades y personalidades diversas que buscan expresarse de una u otra forma. También observo que muchos, sin mostrar signos de empatía, en general se rigen por un mundo de normas y conductas que aplican de forma automática para no ser juzgados y castigados. Dicen “yo no fui” cuando una pelota accidentalmente le pega a alguien, piden perdón para salir del apuro, sin ni siquiera mirar al otro, repiten frases hechas para poder ser alumnos buenos y obedientes, dependen totalmente del adulto para que este les diga qué hacer o resuelva su conflicto y, en muchas ocasiones, ante el malestar se callan… Y observo a monitores y monitoras que gritan para que los alumnos hagan silencio y que se enfadan cuando estos no les hacen caso. Que limitan, presionan, exigen y parecieran no conocer otros modos que no sean la amenaza y el castigo, para cumplir su función. Y observo también a directoras que desde su rol de coordinadoras, bajan línea, haciendo cumplir a su equipo de trabajo las demandas y normativas de la empresa y escuela, perdiendo de vista el verdadero sentido de nuestra función como educadores.

En muchos casos, son empresas las que dirigen la actividad de comedor en las escuelas y elaboran un proyecto pedagógico que luego la coordinadora, adapta a su centro de trabajo y a su equipo de monitores. En general dichos proyectos incluyen objetivos, valores y principios que muestran un interés por el desarrollo de los alumnos y alumnas fomentando la adquisición de buenos hábitos de higiene, alimentación y conducta. El juego y la actividad física, las relaciones y habilidades sociales y el despliegue de la autonomía y la creatividad. Pero, ¿dónde queda la educación emocional cuando en la práctica pareciera que solo se trata de cumplir objetivos y lograr resultados respondiendo a las demandas de la empresa y la escuela? Coloco como ejemplo a los niños y niñas de infantil: dentro del comedor hay normas y reglas, una de ellas es mantener un tono de voz adecuado. Bien, pero no podemos pretender que haya silencio estando con aproximadamente ochenta  alumnos de entre tres y cinco años, ni querer que estén quietos, coman todo rápido y no se distraigan. Muchas veces veo y escucho cómo desde el grito se impone silencio, cómo se presiona y obliga a los niños a que coman todo y hasta lo que no les gusta, cómo se les da de comer en la boca y se les llena de comida para que vayan más rápido, sin respetar sus propios ritmos y autonomía. A los alumnos de P5 se los reta o castiga cuando derraman agua de la jarra en un intento de lograr autonomía. Es una norma que el agua la sirvan los monitores, no los niños. ¿No sería más positivo proporcionarles jarras más pequeñas para que puedan alcanzar su cometido y acompañarlos en esta tarea? Que en el comedor no se juegue es otra norma, cuando el juego es inherente a la vida y momento evolutivo de estos niños, cuando a través del juego se aprende. En el patio no pueden hacer esto por si se caen, no pueden hacer lo otro porque se rompe, ¿qué espacio se les ofrece para que puedan explorar, jugar y desarrollar sus capacidades? También, cuando toca hacer un juego o taller han de participar todos. ¿Y el interés de cada uno? Los conflictos entre alumnos los resuelven los monitores rápidamente, juzgando los hechos, obligando a pedir perdón y castigando al culpable. ¿Y si en vez de intervenir de esta forma favorecemos que ellos mismos resuelvan sus conflictos a partir de sus capacidades y modos? ¿Si los acompañamos y escuchamos para que puedan expresar algo de lo que les pasa y también ellos escuchar a sus compañeros…? Esto último requiere más atención y tiempo de nuestra parte, ser conscientes de nuestros propios patrones de pensamiento, de nuestros juicios y escuchar  al otro. Y creo que es por este camino, donde podemos hablar de educación emocional.

Por supuesto esto es una generalización y por suerte también suceden otras cosas diferentes. Hay personas que intentan ofrecer lo mejor de sí, otras que buscan nuevas formas, toman consciencia, crean proyectos y se mueven siguiendo su vocación en pro de una transformación positiva para todos, pero seguimos siendo una minoría y muchas veces, somos quienes vamos contra la corriente dentro de la escuela. Mi crítica no va hacia las personas, sino hacia un sistema que necesita un cambio de paradigma (que poco a poco se está dando…). Creo que lo descrito arriba es parte de un síntoma que debemos reconocer dentro del sistema educativo del cual formamos parte, si queremos lograr un
verdadero cambio. Son situaciones, que en mayor o menor medida, seguramente nos tocan de algún modo, porque tienen que ver con nuestra propia educación y lo que hemos aprendido. Señales que nos indican que algo no está funcionando y que es necesario una transformación.

Me ubico como coordinadora de comedor y me pregunto: dentro de las limitaciones y posibilidades que presenta el hecho de trabajar para una empresa que dirige la actividad y que responde principalmente a intereses económicos, muchas veces solapados bajo una imagen prometedora; y en una escuela concertada cuyas normas siguen las líneas de un sistema educativo tradicional, ¿qué puedo hacer yo como persona y educadora dentro de mi margen de acción? En primer lugar, es conveniente comenzar por uno mismo. Realizar una mirada interior para situarnos con respecto a nuestras propias emociones y habilidades para relacionarnos con los demás. Y desde aquí, transitar un camino de auto-conocimiento para reconocer aquellas conductas automáticas y transformarlas. Actualmente, existen distintas metodologías que nos pueden ayudar en este proceso y técnicas que son muy útiles para trabajar con grupos.

Considero que sólo desde el camino hacia nuestra propia madurez y consciencia emocional podemos promover la educación emocional en los demás. Se trata de crecer interiormente, no sólo de implementar teorías, y ésta oportunidad la tenemos a cada momento en nuestro trabajo con los alumnos, en la forma en que nos dirigimos a ellos, en nuestras intervenciones y en las posibilidades que les ofrecemos. Directores y monitores cumplimos un rol llevando a cabo determinadas funciones y tareas. Podemos plantearnos CÓMO queremos desarrollarlas, porque no existe sólo una forma, y hay maneras de actuar y lograr objetivos respetando los procesos vitales y particulares de cada persona. Toda actividad depende de cómo la ofrecemos y considero positivo ir hacia un modelo global, relacional y vinculante, con un planteamiento educativo que esté abierto a la espontaneidad y así favorecer el desarrollo integral de los alumnos y alumnas.

Volviendo a lo dicho en el párrafo anterior, es importante observarnos y ser conscientes también de cómo llevamos a la práctica los objetivos y tareas programadas. Qué relación tenemos con la autoridad, cómo resolvemos los conflictos, marcamos límites, nos comunicamos con los alumnos y posicionamos frente a ellos, recordando que tenemos una responsabilidad como educadores. Estos temas podrían ser trabajados con el grupo de monitores, realizando el coordinador reuniones para hablar y reflexionar sobre las situaciones del día a día, aquello que generan, cómo se resuelven y con un apoyo también de determinada bibliografía que sirva de guía. Considero necesario que se valorice en la escuela el momento de comedor y patio, tomando consciencia por parte de todos, de los importantes aprendizajes que se dan en estos espacios y que son parte esencial del desarrollo de los alumnos, ya que suele darse más relevancia a aquello que ocurre dentro del aula. Por ende, que también se valorice e integre la actividad de tiempo libre y la función educadora que monitores y coordinadores llevamos a cabo. Dado esto, desde la coordinación podría plantearse un trabajo en equipo con el grupo de profesores. Acercarse a aquellos interesados en un cambio y crear programas para implementar con los alumnos y solicitar cursos de formación para educadores a la escuela y empresa de Tiempo Libre.

Concluyendo, como directores y monitores de actividades de tiempo libre desarrollamos un importante trabajo al educar para la vida a niños, niñas y jóvenes. Dentro de la escuela, acompañando a los alumnos y alumnas en el horario de comedor y patio, somos partícipes de sus procesos de crecimiento y aprendizaje, en un escenario dónde las relaciones sociales se despliegan con más espontaneidad. Por lo tanto, nuestra función como educadores conlleva una responsabilidad de la cual debemos ser conscientes a todo momento. Si queremos promover la educación emocional ofreciendo a los alumnos herramientas y favorecer sus habilidades sociales, hemos de comenzar por nosotros mismos. Realizar una observación interna para reconocer en qué punto nos hallamos con respecto a nuestras propias emociones y cómo las gestionamos; para que al momento de intervenir no se produzcan una serie de reacciones automáticas y estereotipadas propias de mandatos externos y podamos actuar con consciencia para favorecer el buen desarrollo integral de los alumnos, respetando sus ritmos, necesidades vitales y particularidades.

Considero que es nuestra tarea también comenzar a movilizarnos para que esta labor sea cada vez más reconocida y valorizada dentro de la comunidad educativa. Desde la coordinación pueden plantearse nuevas metodologías, crear proyectos, presentar informes a la escuela que justifiquen la necesidad de cambios, acercarse a profesores para trabajar en equipo, solicitar espacios para la formación y realizar dinámicas grupales para favorecer la toma de consciencia y el desarrollo personal de todo el equipo. Todos, maestros, coordinadores y monitores, somos en parte responsables del desarrollo físico, mental, emocional y espiritual de alumnos y alumnas; como educadores que desde diferentes lugares, acompañamos e intervenimos en dicho proceso. Creo que el sistema educativo actual, tal y como está planteado, no educa a niños/as para que se transformen en adultos emocionalmente maduros capaces de pensar verdaderamente por sí mismos, y esto repercute evidentemente a nivel social. Son las personas con vocación que quieren un cambio y buscan nuevas formas, las que trazan un camino diferente.

Como persona y desde mi labor profesional, es mi intención que cada vez seamos más quienes transitamos este nuevo camino que se viene construyendo y creo que el ámbito del comedor y el patio de recreo de las escuelas es un buen escenario para sembrar nuevas semillas, crecer y aportar nuestro grano de arena para la transformación social al servicio del bienestar de todos.

*Danzaterapeuta, Psicopedagoga y Directora de actividades de tiempo libre.

Publicado en Educación, Niñ@s | Comentarios desactivados

Madre hay una sola

dia de la madre

 

Pensaremos en todas las madres, uniremos nuestras fuerzas y alzaremos nuestra voz para desearles un día cargado de felicidad, derechos y respeto. Brindamos por un mundo lleno de madres libres y poderosas!

Para las que sueñan con un parto respetado y amoroso.

Para las puérperas y lactantes.

Para las que quieren una baja maternal por más tiempo.

Para las que también disfrutan y cuidan de sus niet@s.

Para las que decidieron libremente iniciar el viaje de la maternidad.

Para las múltiples y solas, adoptivas y biológicas.

Para las que les robaron el parto.

Para las que juegan y crían cada día.

Para las que lloran y también ríen.

Para las guerreras.

Para las que dudan, reflexionan, aprenden y se superan.

Para las que dejaron de serlo.

Para la nuestra y la tuya.

Para todas ellas, protagonistas de la revolución del amor.

Feliz Día de la MADRE!

Publicado en Maternidad | Comentarios desactivados

Sant Jordi por siempre

Pues sí, nos gusta mucho celebrar el Día de Sant Jordi y tenemos nuestro propio ritual. Nos encanta la atmósfera que se respira en este día amoroso, poético y festivo. Qué mejor oportunidad para compartir los libros que nos han aportado recursos y acompañado en la crianza abriéndonos un mundo nuevo por descubrir!

andrea da loba1Ilustraciones originales Andrea Da Bola

Os presentaremos algunos de los libros que nos han emocionado, otros que nos han tranquilizado y también aquellos que nos han regalado un buen momento de lectura. Claro que hay muchos más! Pero es así, las listas tienen sus limitaciones.

andrea da loba

Ilustraciones originales Andrea Da Bola

Aquí va nuestra selección amorosa:

1. “Bebés” del antropólogo Desmond Morris nos explica desde la perspectiva de la naturaleza las razones de cómo son nuestros bebés, no nos da un modelo de crianza a seguir.  Sus aportes nos ayudan a comprender a nuestr@s hij@s como crías de la especie humana y así resulta más sencillo acompañarl@s con respeto y amarl@s.

2. “El tesoro de Lilith”.Ya hemos hablado aquí de esta maravillosa obra de Carla Trepat. La recomendamos nuevamente porque nos parece una joya digna de estar presente en cada casa para crear un vínculo de confianza y comunicación entre adult@s y niñ@s al tratar temas tan importantes como el ciclo menstrual, la sexualidad y el placer.

3. “Amar sin miedo a malcriar” de la psicóloga Yolanda González es un libro muy claro y ameno que posibilita analizar las reacciones de l@s adult@s evitando la culpabilización y aportando recursos para poder amar de una forma sana a nuestr@s hij@s.

4. “Aprender a educar”, de Naomi Aldort aporta una mirada interesante para educar sin gritos, amenazas ni castigos porque todas las acciones de las personas adultas tienen una consecuencia directa en cómo l@s niñ@s se perciben a si mism@s. Se trata de comprenderl@s para que saquen lo mejor de su interior.

5. ¿A dónde van los besos? Escrito por Cristina Arroyo Martín e ilustrado por Elena López Medina, una obra que va de besos, bella, cargada de ternura y emotiva.  Besos en todas partes y para todos los gustos.

6. Mamá, ilustrado y escrito por Mariana Ruiz Jonhson, es una obra que plasma la maternidad con  colores intensos y vivos, ilustraciones expresivas y con mucha fuerza. Un libro para todas las edades y lleno de amor. Un homenaje a la Madre Tierra y las mamás del mundo.

Publicado en Arte, Cultura | Comentarios desactivados

Una parentalidad positiva

Las familias tienen la necesidad de ser acompañadas para encontrar y formar lazos, gestionar conflictos y así construir la Parentalidad, con el soporte del grupo familiar y social, en compañía de la tribu.

parentalidad

La Parentalidad es un enfoque integral del desarrollo de l@s niñ@s  y la familia, propuesto en Francia por el psiquiatra infantil Serge Lebovici, a finales de los años 70. La Parentalidad es dinámica, se construye en el tiempo a través de las generaciones. Se trata del proceso psicológico de convertirse en padre o madre y supone un trabajo que cada persona realiza en su interior de forma cotidiana.

La maternidad y paternidad comprometida con la crianza de las criaturas es un regalo que tenemos el derecho de experimentar. Es un momento vital lleno de sabiduría, que sólo la llegada de un/a hij@ nos puede traer.

parentalidad2Imágenes vía the yard pdx

Poder  vivir el vínculo afectivo con nuestr@s hij@s de una forma consciente implica poner el cuerpo, reflexionar, sudar y no sólo ser sujeto sino también objeto de la mirada ajena. No es un tránsito fácil, está lleno de incertidumbres, contradicciones e inseguridades.

Sin embargo cada vez son más las mujeres y los hombres que inician este viaje al que nos invita la crianza, un recorrido intenso y genuino. En La Tribu brindamos por una paterentalidad cada vez más comprometida, positiva y presente!

Publicado en Crianza, Educación, Familia, Maternidad, Paternidad | Comentarios desactivados

Néixer/Nacer

Néixer es un proyecto documental dirigido por Ana Victoria Pérez que nos aporta una mirada reflexiva sobre los nacimientos. En todo momento, refleja un trabajo respetuoso hacia la madres otorgándoles protagonismo, respetando su proceso fisiológico y la capacidad innata de vivir un parto sin intervenciones innecesarias que puedan afectar la salud y el estado emocional de la mujer y el/la bebé.

El documental se acerca a la realidad española aportando información útil para profesionales del ámbito sanitario y futuras madres a partir de la implementación de la Estrategia de Humanización del Parto Normal del año 2009.

neixer

Sin lugar a dudas se trata de un proyecto que logra aportar información a través de la participación de diferentes profesionales que ayudan a aclarar ideas distorsionadas y promover el empoderamiento de las mujeres al devolver el sentido emocional y vivencial propio del nacimiento.

Si quieres dejarte deslumbrar por “Néixer” puedes visualizar el trailer aquí.

Publicado en Embarazo, Maternidad, Mujer, Nacimiento, Parto | Comentarios desactivados